Ir directamente al contenido
Corte Apical

Corte Apical

La poda apical: un método efectivo para controlar el desarrollo de tus plantas de cannabis

La poda apical es una técnica ampliamente utilizada en la jardinería y la agricultura para influir en el crecimiento de las plantas. En el caso del cannabis, se aplica principalmente a plantas feminizadas. Consiste en cortar el brote central para redirigir el flujo de savia hacia las ramas laterales, lo que frena el crecimiento vertical y promueve un mayor desarrollo de las ramas y el tronco.

¿Cuál es el momento adecuado para realizar la poda apical?
Al aplicar esta técnica, la planta experimenta una reducción del crecimiento vertical de aproximadamente un 70-90% durante unos días, dependiendo de la genética y la variedad. Después de 7-10 días, la planta comienza a crecer verticalmente nuevamente, pero esta vez con dos brotes centrales en forma de "Y".

Si deseas realizar la poda apical en plantas jóvenes, se recomienda esperar hasta que tengan al menos 3 nudos bien desarrollados. Esta es la recomendación más común, pero también se puede realizar cuando el segundo nudo está formado. La poda apical se puede repetir varias veces, pero es importante permitir que la zona de corte se recupere y forme nuevos nudos antes de realizar nuevos cortes.

Al aplicar esta técnica de manera repetida, se aumenta la cantidad de brotes en cada corte. Por ejemplo, de 2 brotes se pasará a tener 4, y así sucesivamente. Sin embargo, es crucial saber cuándo detener los cortes y permitir que la planta crezca sin estrés, para asegurar una floración exuberante.

Descubre el potencial de la poda apical y maximiza el rendimiento de tus plantas de cannabis. ¡Atrévete a aplicar esta técnica y disfruta de una cosecha abundante y de calidad!

Protege tus plantas: evita el estrés, enfermedades e incompatibilidades al realizar cortes

Al efectuar cualquier tipo de corte en una planta de marihuana, es inevitable someterla a estrés y dejar una herida abierta que puede convertirse en una puerta de entrada para virus, hongos y bacterias que pueden ser perjudiciales e incluso causar la muerte de la planta. Por estas razones, es crucial tener en cuenta cuántas veces deseamos realizar los cortes y contar con un producto cicatrizante para sellar inmediatamente la zona afectada.

Para minimizar el estrés en la planta, es importante seleccionar ejemplares sanos, fuertes y vigorosos. Estas plantas tendrán una mejor capacidad de recuperación y volverán a su ritmo de crecimiento normal más rápidamente.

Asimismo, es esencial desinfectar con alcohol cualquier herramienta utilizada para realizar los cortes. Recuerda, alcohol y pasta cicatrizante son tus aliados en este proceso. En caso de no contar con pasta cicatrizante, se puede utilizar cera de vela natural para sellar la herida.

No descuides la protección de tus plantas. Aplica estos consejos para evitar infecciones y asegurar un desarrollo saludable y exitoso. ¡Protege y fortalece tus cultivos de cannabis!

Consideraciones importantes sobre la poda apical en genéticas autoflorecientes y feminizadas

Es importante tener en cuenta que la poda apical puede tener resultados variables en diferentes genéticas de cannabis. En algunos casos, en lugar de obtener múltiples cogollos de buen tamaño y densidad, es posible que obtengamos cogollos más pequeños y menos consistentes. Pocos días después de realizar la poda, es posible observar un crecimiento horizontal y débil de los nuevos brotes en lugar de un crecimiento vertical. Este es un indicativo claro de que esta técnica puede no funcionar bien en ciertos tipos de genéticas.

En el caso de variedades de semillas automáticas, generalmente la poda apical no suele funcionar de manera óptima, ya que puede frenar el crecimiento vertical más de lo deseado. Sin embargo, existen algunas genéticas automáticas que son compatibles con esta técnica y pueden obtener beneficios de su aplicación. Por esta razón, no se recomienda de manera generalizada la poda apical en cepas autoflorecientes.

Otro factor a considerar es el aumento del follaje y la frondosidad de la planta. En caso de contar con un buen sistema de ventilación y renovación del aire, esto no supondrá un problema. Sin embargo, en situaciones donde la ventilación es deficiente, se podría crear un entorno propicio para la aparición de plagas y hongos.

Evalúa cuidadosamente las características de tus genéticas y las condiciones de tu cultivo antes de decidir aplicar la poda apical. Siempre es recomendable realizar pruebas y ajustes según las necesidades específicas de cada planta.

 

Los beneficios de la poda apical son diversos y pueden mejorar significativamente el cultivo de cannabis:

  1. Aumento de la producción: Al aplicar correctamente esta técnica, podemos incrementar la cantidad de inflorescencias que forma la planta, lo que se traduce en una mayor producción de cogollos. Además, al controlar el tamaño de los cogollos, se reduce el riesgo de formación de moho y se mejora su conservación.

  2. Desarrollo homogéneo: La poda apical promueve un crecimiento más equilibrado de la planta, con las ramas laterales ubicadas más cerca de los brotes principales. Esto garantiza una distribución uniforme de la luz y resulta en una mayor proporción de cogollos de buen tamaño y calidad.

  3. Manejabilidad y discreción: Al aplicar la poda apical, las plantas se vuelven más compactas y fáciles de manejar, lo que facilita su transporte y tratamiento en caso de plagas. Esto puede ser especialmente beneficioso en espacios limitados.

  4. Eficiencia de espacio: La poda apical permite cultivar menos plantas por metro cuadrado y aún obtener altas producciones. Esto puede resultar en un ahorro económico al reducir la cantidad de plantas necesarias.

  5. Selección de ejemplares: Al realizar la poda apical, se pueden obtener clones de los mejores ejemplares, lo que permite una selección más precisa y cultivar plantas con características deseables.

  6. Resistencia al clima: En cultivos en exterior, las plantas sometidas a poda apical suelen tener una estructura más frondosa y un tronco más grueso, lo que las hace más resistentes a vientos fuertes y lluvias.

Es importante destacar que para obtener los mejores resultados, se recomienda aplicar la poda apical en plantas sanas, utilizar herramientas limpias y desinfectadas, y realizarla durante la etapa de crecimiento.

Foto 1: Recién cortado

Foto 2: Recuperando unos días despues (aprox. una semana)

Foto 3 y 4: Aprox. 2 semanas de recuperación

 

Publicación más antigua
Publicación más reciente

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Carrito