Ir directamente al contenido
Cuándo y cómo trasplantar marihuana

Cuándo y cómo trasplantar marihuana

Los trasplantes son una parte fundamental del cultivo de la marihuana; pues a medida que van creciendo las plantas y aumentando su masa radicular, necesitarán más espacio. En este post te explicamos cuándo y cómo trasplantar tus plantas de cannabis.

Las raíces de las plantas de marihuana son de vital importancia a la hora de desarrollar su parte vegetal, ya que son el medio principal de absorción de nutrientes. Una planta de marihuana con pocas o pequeñas raíces no llegará a ser una planta grande y robusta, pero una planta con un buen sistema de raíces (sistema radicular), sí podrá llegar a ser una gran planta con altas producciones.

Es por ello que debes procurar que tus plantas desarrollen y mantengan un sistema radicular abundante y sano desde el inicio hasta el final del cultivo. Puedes usar estimulantes de raíces como Root Juice o Roots Excelurator Gold desde que plantas tus semillas germinadas para darle un buen empujón al desarrollo de las raíces y en consecuencia un rápido crecimiento. Es muy recomendable usar productos para el enraizamiento también durante los trasplantes, así como Micorrizas y Trichodermas para proteger y mejorar el desarrollo radicular (si vas a hacer un cultivo orgánico).

¿En qué consiste un trasplante?

Trasplantar consiste en re-ubicar una planta a un nuevo sustrato o contenedor con más volumen (maceta más grande o trasplante a huerto), para favorecer el desarrollo del sistema radicular.

Las raíces necesitan oscuridad, un poco de humedad, y oxígeno. No les sienta bien la luz directa, porque las quema, ni el aire continuado, porque las deshidrata. Durante el proceso de trasplante, debes tener en cuenta estos factores para evitar estrés en la planta en la medida de lo posible, ya que los trasplantes siempre suponen algo de estrés.

El uso de un buen sustrato a la hora de trasplantar tiene mucho que ver con el desarrollo de las raíces. Debes proporcionar siempre un sustrato aireado y libre de patógenos; encontrarás distintas concentraciones de abono (NPK), en los diferentes sustratos aptos para plantas de cannabis, y debes elegir el que más se adapte a tu cultivo o variedad cannábica.

La forma que adopten las raíces determina, en parte, la forma de crecer de las plantas de marihuana. Si el sistema radicular es profundo y estrecho, la planta será más alta y espigada; en cambio, si es ancho y menos profundo, la planta saldrá más ancha que alta, por esto es importante elegir correctamente las macetas a usar durante el cultivo. Además, el crecimiento de la planta siempre está condicionado por la genética de cada variedad.

¿Cuándo trasplantar plantas de marihuana?

El tipo de genética que quieras cultivar determinará si debes o no hacer trasplante y cuándo es el mejor momento para realizarlo:

Plantas de marihuana fotodependientes

Las plantas fotodependientes estarán en etapa de crecimiento siempre que les proporciones un ciclo de 18h de luz y 6h de oscuridad, por lo que en cultivos de interior podrás iniciar la etapa de floración (cambiando a 12h de luz y 12h de oscuridad), una vez la planta sea adulta y hayan alcanzado el tamaño que creas adecuado.

  • Es muy recomendable plantar la semilla germinada en una maceta pequeña (de unos 0,40L), ya que la marihuana necesita pequeños ciclos de humedad para crecer de forma rápida y proporcionada, cosa que no conseguirás con una maceta grande al tener pocas raíces para absorber el agua de todo el sustrato.
  • Deberás trasplantar cuando las raíces hayan colonizado el sustrato en el que se encuentran. Esto te lo indicará la planta cuando detenga su crecimiento. Algunos de los factores que indican que debes trasplantar con urgencia son el decaimiento parcial de las hojas, amarilleamiento general de la planta, o aparición de bloqueos y carencias. De todos modos te recomendamos no llegar a este punto jamás, sino estar atento a la evolución de tus plántulas y hacer el trasplante antes de llegar a estos extremos.

Podrás realizar tantos trasplantes como la planta requiera antes del inicio de la floración. Normalmente en interior se hacen de 1 a 2 trasplantes, y en exterior de 2 a 4 trasplantes, ya que la planta crece durante más tiempo porque no puedes controlar el ciclo de luz.

Planta de marihuana lista para trasplantar
Planta de marihuana lista para trasplantar

Plantas de marihuana autoflorecientes

Las plantas autoflorecientes tienen un crecimiento corto y empiezan su etapa de floración independientemente de las horas de luz recibidas, ya que no responden a fotoperiodo. Dado su crecimiento limitado, se recomienda plantar la semilla germinada directamente en la maceta definitiva, ya que los trasplantes frenarían su crecimiento.

¿Cómo trasplantar plantas de marihuana?

Siempre debes tener especial cuidado con las plantas en este proceso, ya que siempre es un factor estresante para ellas; cuanto mejor lo realices, menos tardarán en empezar a crecer de nuevo.

Material necesario

  • Macetas donde vayas a trasplantar. Siempre es recomendable limpiarlas antes de su uso para evitar enfermedades o infecciones en las raíces y, en consecuencia, en la planta.
  • Guantes de látex para evitar cualquier contagio que podamos ocasionar a la planta.
  • Estimulante de raíces para favorecer el desarrollo de las raíces y disminuir el estrés causado durante este periodo.
  • Micorrizas y Trichodermas, hongos beneficiosos muy eficaces a la hora de favorecer el desarrollo y protección del sistema radicular. Usar sólo en cultivos orgánicos, ya que los productos minerales los pueden afectar negativamente.

Preparación antes del trasplante

  • No riegues uno o dos días antes de trasplantar. Si el sustrato está un poco seco, estará más compacto y no se desprenderá del cepellón al extraerlo. Cuidado con este proceso, no lo dejes secar en exceso, ya que podría causar una deshidratación excesiva en la planta.
  • Prepárate un sitio cómodo y con espacio para trabajar; una mala postura durante los trasplantes puede causar molestias en la espalda.
  • Introduce la maceta con la planta dentro del nuevo contenedor para hacerte una idea de la cantidad de sustrato a usar.
  • Rellena la maceta nueva con sustrato de calidad lo suficiente para que al trasplantar no sobresalga tu viejo cepellón por encima del nuevo.

Extracción del cepellón de raíces

  • Haz un agujero con la mano donde encaje el cepellón de raíces.
  • Espolvorea micorrizas y trichodermas en el agujero para que queden en contacto con las raíces.
  • Introduce el tallo de la planta entre tus dedos anular y corazón (segundo y tercero empezando por el pequeño). Te ayudará a sujetar el cepellón sin necesidad de tocar las raíces con directamente.
  • Dale la vuelta a la maceta con la planta y presiona con la otra mano la parte inferior de la maceta (como si sacaras un flan del vaso de plástico), para separarla del sustrato, y retírala. Hay ocasiones en las que cuesta un poco, es mejor golpear suavemente el culo de la maceta que tirar del tallo, ya que si la planta es joven puedes llegar a quebrarlo.
  • Coloca el cepellón en el hueco que has preparado previamente en el nuevo sustrato.
  • Rellena el espacio restante con más tierra; sólo un poco, ya que se trata de que quepa nueva tierra pero que esté aireada para que las raíces avancen fácilmente.
Trasplantando marihuana
Trasplantando marihuana

Riego después del trasplante

  • Prepara el agua de riego junto con el estimulante de raíces que vayas a usar.
  • Ajusta el pH de la solución entre 6,2-6,5; un control del pH adecuado hará que la planta absorba más rápido los nutrientes del sustrato y el enraizante que le habrás aplicado.
  • Riega despacio hasta que veas escurrir un poco de agua por los drenajes de la maceta.
  • Deja descansar tus plantas del estrés sufrido durante este proceso. Sube un poco las lámparas, no enfoques los ventiladores directos al follaje y espera a que se seque un poco el sustrato antes de volver a regar.
  • Si trasplantas a coco, recuerda que se trata de un sustrato inerte (sin nutrientes), con lo que tendrás que añadir al agua de riego el abono de crecimiento o la nutrición que estés usando en ese momento.

Tamaños de maceta recomendados

Cultivos de interior

  • 1ª maceta de semillero pequeña (de 0,20 a 0,40L). Plantar la semilla germinada y dejar aprox. 7-10 días de crecimiento hasta que supere la maceta – si las condiciones de cultivo son correctas.
  • 2ª maceta de crecimiento (de 2 a 3,5L). Hasta 1 semana antes del cambio de fotoperiodo.
  • 3ª maceta definitiva (de 6 a 11L, incluso mayor si tu intención es poner pocas plantas).

*Los tiempos de estancia en cada maceta son calculados contando con condiciones adecuadas de temperatura, humedad, riegos, alimentación, etc.

Cultivos de exterior

  • 1ª maceta de semillero, (de 0,20 a 0,40L), plantando la semilla germinada.
  • 2ª maceta de crecimiento, debes trasplantar más de una vez antes de usar la maceta definitiva, ya que al tener tanto tiempo de crecimiento puede superar más de una maceta de crecimiento. Hay que ir aumentando el tamaño de la maceta poco a poco.
  • 3º maceta, esta es la definitiva. Deberás tener en cuenta que cuanto mayor sea el tamaño de la maceta, mayor será el tamaño final de la planta; si le proporcionas mucho espacio a la raíz (más de 50L), la planta crecerá como en un huerto, pudiendo alcanzar varios metros de altura y pudiendo a llegar a producir varios kilos.

Cultivos en huerto

  •  maceta de semillero (de 0.20 a 0,40 litros ), plantando la semilla germinada o el esqueje recién enraizado; hay que dejar la planta unos 7-10 días en esta maceta antes de trasplantar otra vez.
  •  2ª maceta de crecimiento (de 2 a 3,5 litros), ideal para que la planta empiece a desarrollar su estructura aérea para no ser tan vulnerable al ser trasplantada a huerto.
  • Trasplanta a huerto, realizando previamente un hoyo ancho y profundo si la tierra no está arada. Llena el hoyo con sustrato de calidad como Organic Life 50L o Biobizz Light Mix 50L para que las raíces de tus plantas avancen con facilidad.
Plantas de marihuana floreciendo en huerto
Plantas de marihuana floreciendo en huerto

Consejos

  • En cultivos de interior, el tamaño del macetero será determinado por la superficie total de cultivo. Por ejemplo, puedes cultivar 9 plantas en 1 metro cuadrado en macetas definitivas de 7L, o cultivar 6 plantas en macetas definitivas de 11L, cubriendo de igual forma tu cultivo.
  •  En cultivos de exterior es muy recomendable el uso de macetas blancas que no atraen tanto al sol como las macetas negras.
  •  No dejes las plantas fuera de sus macetas con las raíces recibiendo luz y aire; procura trasplantar una por una para evitar esto.
  •  No humedezcas el sustrato en exceso una vez realizado el trasplante, ya que las raíces tendrán poco oxígeno al alcance y se producirán reacciones anaeróbicas en el sustrato que pueden generar subproductos tóxicos.
  • No dejes secar el sustrato demasiado, ya que se dañarán las raíces y se frenará el crecimiento de la planta.
  • No trasplantes después del inicio de floración, ya que no será eficaz y sólo servirá para causarle estrés extra a la planta. Es muy recomendable realizar el último trasplante una semana antes del cambio de fotoperiodo.
  • Usa maceteros proporcionados, aumentando de tamaño conforme crece la planta. De esta forma, la tierra se secará antes y las raíces deberán esforzarse a crecer para encontrar humedad. Si el macetero es desproporcionado, el sustrato tendrá a estar demasiado húmedo, con lo que habrá déficit de oxígeno y las raíces secundarias se desarrollarán mucho menos.
Publicación más antigua
Publicación más reciente

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Carrito